Review: Transformers, El Último Caballero

La quinta entrega del universo de los Autobots y Decepticons hace su aparición en la GRAAN PAANTALLA y simplemente es mejor de lo que esperas… ¡LOOS DETAALLES AQUÍ, DAARLING!


Bueno, no había alguien con más emoción por su estreno que yo (ni tampoco dentro de la sala de pre-estreno… si no cuento al niño del asiento de en frente), de eso estoy básicamente extra segura. Tras cuatro entregas que siempre parecían ser la final, Michael Bay nos sorprende con una nueva cinta que no está nada lejos de cautivar a los fanáticos de la saga de Transformers. Con algunos actores que participaron en las primeras cintas (como Josh Duhamel y Mark Wahlberg) hasta nuevos integrantes del cast (como Isabela Moner y Laura Haddock) el equipo de producción logró resolver muchas dudas que quedaban al hilo, a la vez que describían la relación entre muchos cabos sueltos.

¡CHECA EL TRAILER!

De hecho, dentro de las notas de producción Michael explicó un poco el proceso de desarrollo de la historia:

He estado viviendo esta franquicia por más de diez años. Para Transformers: El Último Caballero hemos dispuesto una habitación de escritores diseñada para expandir nuestra mitología, integrando nuestras películas de una manera totalmente nueva. Cada película con un enlace.

Además, entre los creativos detrás de la historia se encuentran mentes como la de Matt Holloway (Iron Man), Jeff Pinker ( El Sorprendente Hombre Araña 2) y Steven DeKnight (Daredevil y Smallville). Estos genios, durante el verano de 2015, se rodearon de miles de imágenes conceptuales sobre la historia de la franquicia y artículos como la cabeza de Megatron -A.K.A. El sueño de todo fan- para poder definir al lado de historiadores de Hasbro el rumbo de la serie. 

Es momento de que sepas mi opinión:  LA AMO. No lo digo porque sea fan de la saga. Lo digo porque creo que hay elementos mucho más profundos que antes. También creo que es más fácil ver los motivos en los personajes (incluyendo a los de metal) y esto da una impresión muy real de todo lo que sucede. Particularmente me encantó ver que la intervención de las mujeres no es l mismo que en las anteriores (claro, porque todas podemos huír de robots gigantes en stilettos y sin que se nos desacomode el peinado…) sino que tienen una función más allá de ser la novia sexy: también están en control con la situación. Definitivamente es un must para tus películas este verano y todavía más vale la pena aprovechar una sala Imax. ¿Mi plan ideal? Con amigos, y luego alitas.

DAARLING, Parece ser que tienes planes este fin, así que asegúrate de que Transformers El Último Caballero esté dentro porque its gonna be liiiit! Te mando trillones de besos y abrazos virtuales, BYEEE.

XO, Maia

FASHION WEEKEND: ¡¿FUE REAL TODO LO QUE PASÓ?!

Me pone CHIPI decirte que con esto CEEERRAMOS la mini-serie, por lo que te voy a contar lo que aprendí:   una suma de muchísimas cosas positivas Daarling *PURO ROCK*, así que EEESPERO que andes con todo porque vamos a empezar…


El Domingo, después de poner todas nuestras cosas en orden y agradecer por el asilo – no creo que sea fácil adoptar a cuatro mujeres inquietas- nos lanzamos a la terminal para el camión de regreso y ESTA VEZ FUE EL CORRECTO YAAAY. Aunque fue algo corta nuestra pequeña escapada a CDMX, (Puedes ver la primera, segunda y tercera parte para refrescar tu memoria) sacamos varias conclusiones sobre lo que estábamos haciendo y cómo nos sentimos… prepárate porque es de lo más cercano que vas a estar de leer mi diario *eheeem*:

 

1.- Un plan NUESTRO en una ciudad IMPRESIONANTE

En primer lugar, creo que lo que más me gustó es que prácticamente hicimos TOOODOO el plan y nos encantó tener el control de lo que hacíamos o dejábamos de hacer –con sus limitantes correspondientes OOBVIO- por lo que creo que fue un viaje (no muy lejos pero ya cuenta) en donde crecimos un poco más en independencia y responsabilidad. ¿Fue lo que queríamos? CLARO. Somos millennials y todas apreciamos cada momento que pasamos, pero al mismo tiempo íbamos con el afán de aprender cosas nuevas… Además, conocer la capital del país o al menos una pequeña parte de ella fue hermoso: toda la historia que se ve en las calles y en la cultura sin duda es algo que todos los mexicanos debemos de conocer.

2.- Otros ambientes

via GIPHY

 

Indiscutiblemente nos encantó “convivir” con todo el mundo de los diseñadores, los socialités y medios que cubren moda, además de conocer a algunos de los modelos –jijiji- en fin: Nos gustó vivir los dos eventos, adoramos las charlas a las que pudimos entrar, las personas que pudimos conocer… En total fue un contexto muy diferente de lo que conocíamos pero sin duda fue algo enriquecedor permitirte conocer gente nueva y diferente con totalmente OOOTRO rollo de pensamiento y estilo de vida. ¿Sí jalo? Sí. ¿Tú deberías jalar? OBVIO.

 

3.- Estamos en el lugar correcto…

via GIPHY

 

Ok ok, aunque suena muy filosófico este punto –y que otro día tal vez hablemos de estas cosas chulas de reflexión- platicando las cuatro juntas llegamos a la conclusión de que nos íbamos a dedicar el resto de nuestras vidas a lo que MÁS NOS AAAPASIONAAA…. **OOH PERO ¿CÓMO TE DISTE CUENTA POR UN VIAJE A CDMX DE UN FIN DE SEMANA?** Fácil, regalado y sin rodeos: La verdad es que al momento de elegir carrera es casi como un salto a ciegas, donde además de que tienes severas crisis de inseguridad en tus decisiones, los adultos en especial se encargan de terminar de fusilarte con preguntas sobre lo que estás a punto de hacer.

Por otro lado, las carreras nuevas tienen ese no-se-qué-que-qué-se-yo en que no tienes mucha idea de si el plan de estudios o el campo laboral sea igual de seguro que el del resto de las carreras del mundo… Quiero decirte que nosotras tuvimos la fortuna de hacer la decisión correcta en cuanto a lo que queremos estudiar, y vimos muy de cerca -como SUUUPER de cerca- nuestra área terminal en un nuevo contexto: organización de eventos de moda a grande escala, con influencia mediática, figuras públicas y contacto con el desarrollo creativo de nuevas campañas publicitarias. En empresas de entretenimiento claro que ves cosas parecidas pero en general son con enfoque musical o deportivo y muy poco orientado a moda.

¡¡TAAA DAAAAA!!

via GIPHY

Si quieres que te asegure algo es que los viajes son oportunidades increíbles para conocer cosas nuevas, abrir tus horizontes y salir de la rutina, aunque sean sólo a unas pocas horas de tu casa… ¿Mi recomendación? No forzar las cosas es CLAAVE: si algo no se da con armonía no tienes que obsesionarte con que las cosas pasen EEXACTAMENTE como quisieras.

Amé nuestro viaje a CDMX: mis amigas, la ciudad, el mundo de la moda, festival de cine con mi corriente favorita, gente nueva, comida deliciosa… ¡¡¡Y LO MEJOR DEL MUNDO ES QUE LO PUDE COMPARTIR CONTIGO DAARLING!!! No te olvides de dejarme comentarios lo que piensas, o para platicar a gusto. Stalkeame en mis redes sociales, sígueme y quédate al pendiente porque se vienen cosas grandes ENOOORMEES para el BLAAG, ya dominas.

TRILLONES DE BESOOS ENORMES, YO ME RETIRO BYEEEE!

XX, Maia

FASHION WEEKEND: ASISTÍ AL MFFF 2016! CRÓNICAS DE UNA PROVINCIANA

El Mexico Fashion Film Festival es una de las mejores experiencias que he tenido y probablemente tú debas probar vivirlo porque ya sabes, COOL STUFF: moda, cine, amigas, comida, charlas y algunos de los mejores exponentes en esta tendencia….


Bueno bueno, no quiero presumir pero la verdad es que sí fue algo único asistir a éste festival, y como se los he contado en los dos capítulos anteriores de ésta serie (pssst date una vuelta por series o puedes visitarlos aquí y aquí, XX) NO PUDE EVITAR PLATICARLO TODO. Ahora, si ya leíste los dos capítulos pasados de nuestra serie, sabrás que llegar fue una utopía y que básicamente visitábamos mis tres amigas y yo la capital tan sólo con el propósito de llegar a un día del MFFF. ¿Expectativa? altísima. ¿Porcentaje de cumplimiento de expectativa? 71691912873012%. ¿Me dio algo? yep.

A post shared by Glits.mx (@glits_mx) on

Itinerario

Ese día no exigía tanta presión como el último día del Fashion Week ni en horario ni en outfits peeero aún así queríamos ir de acuerdo a la ocasión. Nos dedicamos toda la mañana a desayunar a gusto, arreglarnos y revisar nuestras conferencia y proyecciones del día. Cuando finalmente llegamos, prácticamente entramos directo al área de Foodtrucks -que amo comer y todo se veía exageradamente delicioso- y esperamos el llamado para la primera proyección. Salimos por alguna razón muertas de hambre -algo muy raro a lo que no estamos acostumbradas… sí tú-  y no nos pudimos quedar a la segunda proyección de cortos además de que los Foodtrucks se habían ido, por lo que salimos a cazar comida a un parque que estaba por ahí cerca. Volvimos a tiempo para la conferencia y pudimos hacer un poco de networking al finalizar. Quiero mencionar que para este punto todas nos caíamos de sueño (¿desveladas mil?) así que quedamos de vernos con una amiga RI-FA-DÍSIMA que nos llevó a un cafecito en la Roma delicioso para platicar un rato. Terminamos de echar la chorcha y ella nos dio el tip de algunos bares por la zona, a los que ooobviamente fuimos a ver qué tal y luego volvimos a casa de mis tíos a dormir. Agrego un pequeño dato: compramos en una esquina unas flores para mis tíos y debo admitir que sin el gusto de todas para seleccionarlas y hacer un arreglo, hubiéramos entregado algo menos espectacular. Cabe recalcar que Lupita tiene una empresa PRECISAMENTE de flores (gracias por siempre) y de detalles para ocasiones especiales aaasí que te dejo por aquí el link a su página de Facebook y le hagas pedidos hermosoos. DÍA COMPLETO OUYEA.

El lugar

El lugar para el MFFF en 2016 fue el Foro Cultural Chapultepec y se me hizo un buen lugar para el festival: un auditorio con butacas cómodas, un backyard para relajarte y comer en los Foodtrucks, además de una buena ubicación. Lo que sí nos lamentamos y no tengo ni idea de por qué, es que no hay UNA sola cafetería cerca y eso fue algo suficientemente desmotivador porque realmente queríamos cafecito después de un rato en la tarde. Qué va lo queríamos, LO NECESITÁBAMOS.

Lo mejor

Ahí te va… todo estuvo increíble y la verdad es que investigué muchísimo sobre qué era un fashion film porque quiero dirigir cine de moda algún día. Me faltan años luz ESO YA LO SÉ. A lo que voy es que es una tendencia muy joven aún y se presta a la experimentación, con una constante evolución y una personalidad muy creativa (AMIGOS CINEASTAS, LEVÁNTENSE). De hecho cuando fui a  ver los cortos me dio mucha ilusión ver los contrastes y analizar la comunicación de ellos porque son cuadros muy estéticos, al tiempo que cuentan historias de arte o abordan temas que te permiten entender un poco más el sentir de los diseñadores y los artistas en el mundo de la moda. Además es una rama que se ha usado sobre todo en el ámbito comercial, aunque muchas producciones de cine calificarían en este rubro hermoso precioso. Uno de mis fashion films favoritos es eeeste: (MIRALOMIRALOMIRALOO)

Regresando al MFFF de 2016, tuve la suerte hermosa y perfecta de coincidir con la charla de Mauricio y Santiago Sierra que básicamente seleccioné sin darme cuenta. Ellos son hermanos y tienen un estudio en Nueva York de audiovisuales, además de otros proyectos que involucran moda y arte… te dejo su página para que veas lo que hacen. EN FIN, ellos expusieron precisamente el proceso actual de la moda y de las casas de diseño grandes con sus propuestas de reducir el consumo por consumo; estuve EMBOBADA LES DIGO porque básicamente explicaron la armonía con la que tiene que jugar la mercadotecnia con el arte, la moda y el entretenimiento (UUUFF) para lograr campañas trascendentes y de cierta forma alcanzar ese compromiso de tu comunidad con la marca. En próximos posts quiero platicarles más de TOOODO lo que reflexionamos entre las cuatro saliendo del festival, pero básicamente fue un “sentar cabeza” para nuestros proyectos y nuestros futuros side-businesses como futuras licenciadas en entretenimiento… 

via GIPHY

Si llegaste al final de este post, te quiero decir que ya caaasi terminamos con la serie sobre el Fashion Weekend que tuve hace un año con tres amigas, y que ESTUVE FELIZ DE COMPARTIR CONTIGOO MA FRIEND!! Big whoooopp!!! Te mando miles de trillones de besos -ya te la you know– y espero que tengas el mejor día… BYEEE,

XX, MAIA

Street Art: Angel Wings Project, LA

Porque el arte callejero es una de mis corrientes favoritas y no puedo dejar de pensar que probablemente es una de las iniciativas más creativas y libres que he disfrutado en mi vida. BALLIN´!


Darling, te quiero confesar que lo cierto es que manejo una fijación nivel “ya-no-es-hobbie” el estar pendiente de todo el arte callejero, desde murales hasta grafitti y exposiciones al aire libre- que ya te había platicado-. Cuando empecé con esta serie quise demostrar que es una forma de expresión que está LIT en todos los países del mundo (xx a la unidad mundial), por lo que decidí hacer dos posts por país lo que nos lleva al SEGUNDO de Estados Unidos de América. El primero fue el arrollador Wynwood Walls en Miami (te dejo el link por si no lo leíste) y hoy les platicaré de The Angel Wings Project en Los Ángeles, desarrollado por la INCREÍBLEMENTE TALENTOSA Y PRECIOSA COLETTE MILLER. BIG WHOOP!

 Básicamente Colette Miller es una artista y speaker en TEDx de Culver City en 2015, también es la creativa que se encargó de fundar y lanzar las obras callejeras de arte interactivas con grandes alas de colores desde 2012. Su fin es el de recordarle a la humanidad que somos los “ángeles de la tierra” y que todos podemos ser buenos si lo intentamos, logrando internacionalizar sus obras para no solo situarlas en Los Ángeles, sino que hay también en Australia, México y Kenya.

 

Comenzó en el Distrito de Arte en Los Ángeles porque vio la importancia de la ciudad al ser el epicentro de muchas nacionalidades, idiomas y sistemas de creencias además de que relacionó el nombre y la inclinación de sus habitantes por  el arte callejero y los murales. Colette se distribuyó por toda la ciudad para poner sus obras, pero una de las más conocidas es la que se ubica en Regent Theater donde también intervino el aclamado fotógrafo Gary Leonard para hacer fotografías con distintos ciudadanos de profesiones diversas frente a las alas pintadas, mismas que montó en exposición en la Catedral de Nuestra Señora de los Ángeles –en LA, Estados Unidos-.

Aunque el fundamento de su proyecto de las alas de ángel es que son obras pintadas en paredes o superficies planas, Miller aceptó en 2015 intervenir con unas alas hechas de llantas de coche atadas con metal. Fue una instalación temporal en el Glendale Transportation Center, en la misma ciudad para el programa de arte público bautizado por la ciudad de Glendale como “Arte desde las Cenizas”.

via GIPHY

AAMO cómo Colette implementó su idea en arte y logró hacer comunidad alrededor del Angel Wings Project porque hizo que muchísimos instagrammers publicaran y cazaran estos lugares con las instalaciones de su arte para compartir el significado de Miller. No es fácil erguir obras de esa magnitud y menos por toda una ciudad… deja a un lado de otros países. ¿Mi veredicto? La razón de seleccionar el proyecto de Colette es precisamente que me ha atrapado su mensaje y su forma de llevarlo a cabo: ¡QUECOLORESMÁSHERMOSOSMEMUERODEAMOR!

 Ya lo dominas, y si no, te dejo el TED talk de Colette para que complementes tus ideas sobre una corriente de Street Art que figura en mis favoritas.

Espero que te haya encantado tanto como a mí, y por consiguiente que en cuanto encuentres una de las piezas de Colette corras, te tomes una selfie y la compartas… porque ¿Cuál es el punto de tomar fotos y no rolarlas? Ninguno. Exacto… ¡TE MANDO BESOS Y NO TE OLVIDES DE MANDARME SALUDOS DE REGRESO!

XX, MAIA

FASHION WEEKEND: ÚLTIMO DÍA DEL MERCEDES-BENZ FASHION WEEK CDMX

¡POR FIIN POR FIN les voy a platicar el primer día de nuestro Fashion Weekend! la verdad es que nos pasó de ABSOLUTAMENTE todo y lo disfrutamos al máximo… después de esto, querrás vivir un viaje igualitito, sé lo que te digo.


En el post anterior y que fue el primero de nuestra pequeña serie INCREÍBLEMENTE BUENA (¡WUUUU Repitámoslo todos juntos!) les platiqué que en verdad todo salió acomodado a la perfección, aun así debo de admitir que de pronto éramos nosotras ante la incertidumbre: aunque estableces todo con lujo de detalle puede ser que las circunstancias decidan hacer de las suyas. Y de las suyas me refiero a posiblemente perder un camión, no saber qué hacer con las maletas e improvisar con nuestro exclusivísimo cuarto de cambio A.K.A. el baño de un centro comercial… yeep. AASÍ QUE decidimos, después del primer incidente obviamente, que íbamos a aceptar los cambios con la mejor actitud y VOILÁ, nuestro Fashion Weekend versión UUF UUF.

 

via GIPHY

VAMOS A EMPEZAR: El día anterior teníamos súper claro el horario del camión, la línea, la terminal… el problema es que había que pagar por internet los boletos y ninguna podía así que sólo Ana logró comprar su boleto y las demás (Lupita, Paola y yo) nos esperamos a que el papá de una de nosotras lo pagara y de ahí en cash lo reponíamos. Total que conseguimos los boletos y nuestra plática del día anterior se resumió a lo nerviosas que estábamos, los outfits y qué tanto habíamos atascado nuestras maletas. Ya sabes, lo de siempre (si, tu).

 

VIERNES EN LA MAÑANA

Me desperté temprano, muerta de nervios y casi salí corriendo. Para colmo hubo tráfico pero logré llegar 30 minutos antes de que saliera el camión para documentar las maletas. Primera complicación: los boletos los compramos de Antara a Puebla y no al revés porque resulta que cada vez que se refresca la página web, todo vuelve a su configuración inicial. Cuando nos dimos cuenta que Pao, Lupita y yo íbamos a tener que comprar DE NUEVO un boleto a CDMX y que Ana se iba a ir sola y 30 minutos antes que nosotras (lo cual en el momento no te hace ABSOLUTAMENTE nada de gracia) nos resignamos a esperar… quiero recalcar que en éste punto, el servicio de los camiones en la terminal de Puebla fue suficientemente PÉSIMO porque pudimos haber cancelado los boletos si lo hacíamos con tiempo de antelación -que eran como 20 minutos antes de que el camión saliera- pero no lo hicimos porque nadie en la terminal tenía la voluntad de ayudarnos y darnos el tip que nos iba a ahorrar como $300 pesos, y dado que somos estudiantes claro que es una buena cantidad. Gracias E-Bus.

 

Nos deshicimos de nuestro enojo y nos propusimos tomar todo con más humor. De ahí el trayecto a la capital se resumió a risas, hacer amistad con un grupo de colombianos que habían venido a un torneo de Tae Kwon Do a mi bella ciudad, peinar a Paola – nadie entendió cómo le hizo para poder rizarse el cabello en su asiento mínimo y con el camión en movimiento- y de comer todo lo que ella llevaba en su bolsa. Quiero hacer una pausa para mencionar que probablemente es una de las mujeres más dedicadas para hacer picnics y lunch-boxes. Yo esa habilidad la pondría en mi currículum, definitivamente. TE AMAMOS PAO.

 

via GIPHY

Llegamos al aeropuerto, pedimos Uber para llegar a Antara que es donde Ana llevaba más o menos 40 minutos esperándonos con TODAS NUESTRAS MALETAS… Porque obvio, dejaron que las mandáramos (o más bien no nos dieron tiempo para bajarlas). Una vez ahí quiero mencionar con suficiente vergüenza una de las anécdotas de provinciana más delatadoras de la vida: Ana nos dijo que estaba en el Starbucks de Antara y que ahí nos esperaba, así que lo lógico fue buscar la cafetería y reunirnos con ella. La cosa es que Ana no estaba ahí y esperamos un rato para ver si había entrado al baño pero pasó el tiempo y ella no aparecía. Total que ella nos decía que llevaba horas sentada y estaba al borde de la desesperación porque no llegábamos. A mí me empezó a ganar la risa LITERAL por nervios… creo que hasta lloré porque la situación me parecía muy cómica: ¿y si no era Antara donde estábamos? ¿Y si Ana creía que estaba en Starbucks pero en realidad era otro local? No es broma tardamos horas para ubicarnos y a la de mil descubrimos que Antara tiene DOS STARBUCKS. ¡¿POR QUÉ, ANTARA?! Real nunca me había sentido tan desorientada y cuando llegamos al famosísimo Starbucks número dos de la plaza estuve al borde de irrumpir en risas histéricas. Oso, bye.

via GIPHY

 VIERNES A MEDIO DÍA

Ya juntas, comimos rápido en algún local del fast-food y de ahí buscamos un baño amplio para cambiarnos. Al principio nos daba un poco de pena instalarnos porque llevábamos plancha para el cabello, paletas enormes de sombras para los ojos, estuches con brochas, toda nuestra ropa para el fin –con sus respectivas alternativas- y evidentemente abarcábamos demasiado espacio. En cuestión de breves minutos y de tantear el terreno CLARAMENTE agarramos confianza y nos faltó poner música para creer que estábamos en casa de alguna de nosotras. Provincianas por mil millones. Ya listas salimos del baño para poder mandar las maletas otra vez usado Uber a casa de mis tíos y cuando creímos que lograríamos llegar a la primera pasarela que era a las 4:30 o por ahí, una de nosotras sintió la urgencia de cambiar a zapatos más cómodos porque se había lastimado como dos días antes y la brillante se había llevado tacones, que OBVIAMENTE NO AGUANTÓ. En resumen, efectivamente no llegamos a la primera pero sí a las siguientes.

 

VIERNES EN LA TARDE

AHORA SÍ, quiero mencionar también que reconozco que uno de los eventos más enigmáticos cuando no eres parte del grupo aficionado de las artes y la moda, es el famoso Mercedes-Benz Fashion Week de México. Ese año fue el primero que hicieron la modalidad multi-venue que involucra que cada día se cambia de sede, lo que le da dinamismo a toda la experiencia pero al mismo tiempo implica mucha más logística y trabajo para el equipo de producción. El viernes el evento fue en el Fashion Lab y para ser sincera, no cabía de la emoción porque además el lugar era muy urbano y le da un tinte mucho más industrial: más o menos era como un bodegón enorme que a mí me encantó –soy fan de toda esa corriente de la moda *EMOJIS CON CORAZONES*-.  Para que te des una idea de cómo era desde que llegas, en primer lugar hay zonas de registro donde dependiendo de cómo conseguiste tus accesos te sitúan en distintas filas para darte tus boletos y entonces puedes entrar a una especie de antesala donde Heineken regalaba cerveza MUUCHA MUCHA CERVEZA. Además por todas partes había espacios para medios como Estilo DF y stands con revistas ELLE, además de un backdrop donde podías tomarte las fotos que iban a complementar probablemente tu Facebook e Instagram porque… ciencia.

 

Luego de eso a nosotras nos dieron unas pulseras especiales para acceder a la zona VIP, para la cual había unas escaleras al fondo del antesala y mismas que estaban al lado derecho de la entrada del show. Subías por ellas y había una salita lounge, un bar – con unos modelos GUAPÉRRIMOS atendiendo, sí por favor y gracias- y una entrada como balcón para ver los fashion shows desde arriba. Quiero decirte que desde esa plataforma podías apreciar el house que es desde donde manejan todo el aspecto de backline (luces, sonido, pantallas, micrófonos) así que fue más sencillo para mí darme cuenta de muchas cosas que pasaban desde ese punto. La verdad es que sólo me tocó ver un fashion show desde ahí, pero valió toda la pena.

 

Ese día, pudimos asistir a tres demostraciones, en las que entrabas (Heineken te recogía los envases porque no podías tenerlos dentro de la sala principal donde eran los shows) y pasabas a lugares numerados situados en todo el perímetro de la bodega, OOBVIAMENTE evitando la entrada de modelos y el acceso. Justo frente a la salida de los modelos estaban todos los fotógrafos con los lentes más gigantes que he presenciado en toda mi vida para poder obtener los mejores tiros de la ropa. Las tres tuvieron producción distinta, desde la rutina de los modelos hasta el uso de luces y música.

 

Tendencias deportivas… Justificando mis outfits de lunes 😍✌🏼️ #ricardoseco #mbfwmx2016

Una publicación compartida de Ana María Sánchez (@anamariasnchz) el

VIERNES EN LA NOCHE

Quiero aclarar que no me di cuenta en qué momento ya era de noche así que decidí que cuando acabaron los fashion shows automáticamente empezaba la vida nocturna en la capital. La verdad es que nos tocó excelente lugar (estábamos en segunda fila en dos shows y en el último nos tocó en tercera fila); Las tres demostraciones que nos tocaron fueron Armando Takeda, Malafacha (que adoré) y Ricardo Seco que igual es uno de mis favoritos desde ése día y que por lo que vi era el show más grande de la tarde: llegó Sara Galindo –creo que le fangirleé demasiado porque se me salió un grito de emoción cuando la vi y también cuando me tomé la foto con ella- el dueño de Mercedes-Benz México con su familia y muchas bloggers. Como, DEMASIADAS bloggers. En éste punto quiero contarte que se me hizo demasiado curioso que varias de ellas se cambiaron para el último show. Fin de la anécdota.

 

LA FIESTA

The moment I met you I knew you were my favorite trouble-makers, and that I would love you insanely 💕 #squad

Una publicación compartida de Ana María Sánchez (@anamariasnchz) el

Psst… faltó Ana pero no encontré una foto donde estuviéramos las cuatro *Lagrimita*

Después de Ricardo Seco AKA mi línea favorita del día, Heineken ofreció una fiesta dentro del recinto, misma con aún más cerveza de la que ya habíamos bebido todos y pequeños tentempiés salados. Les quiero decir que me la pasé increíblemente bien y conocí a demasiadas personas padrísimas (amo decir que la gente es padrísima) con quienes intercambié ideas: cuando fue el show de MALAFACHA, el grupo de Lucy Blues estuvo acompañando el caminar de los modelos y después en la fiesta pude platicar con ellos. Si puedes, búscalos en Spotify NO TE VAS A ARREPENTIR. También conocí al gerente de mercadotecnia de Head & Shoulders México y me platicó sobre su intervención como patrocinadores de todo el Fashion Week, además de su proyecto en Instagram sobre historias que él escribe y comparte así que les dejo una demostración de lo que hace… ENAMORENSE, DE NADA. La neta es que soy súper sociable, así que platiqué con uno que otro de los modelos y sus experiencias de los cambios de los shows y por lo tanto de todos los procedimientos de maquillaje y vestuarios, además de estar de curiosa con los medios que cubrieron todo el evento. WOOAAAHHH.

 

—¿Estás segura que quieres borrar todas tus memorias? —preguntó el hombre de bata blanca. —Sí. —contestó Amanda. —Viendo a la cámara por favor. —Sí. —repitió Amanda con los ojos encharcados. —Ahora, firme estas hojas. Ella tomó la pluma, miró sus manos, los recuerdos en su mente brincaban nerviosos. Cerró los ojos… —Listo. Este video queda como evidencia de tu deseo por eliminar tu memoria. Acuéstate en la camilla por favor. Amanda apretó sus brazos contra el pecho, en unos minutos no recordaría la razón por la que había elegido usar aquel suéter azul, olvidaría por completo quien le había regalado los aretes que llevaba puestos; sería incapaz de recordar los momentos que la hicieron reír y sufrir. Olvidaría todo. El hombre de bata preparaba una jeringa que le atravesaría el cráneo para inyectar un compuesto en su cerebro. Varias memorias brotaron en su mirada, su primera visita al doctor cuando era pequeña, un beso en la frente que le dio su primer novio. Amanda había tenido una vida normal, si es que esa definición nos dice algo. Había tenido su justa dosis de amores y desamores, de sonrisas y lágrimas. La verdadera razón de porque ella yacía en aquella camilla era tan simple como tener la esperanza de volver a empezar. De poder escribir en una hoja en blanco, de dejar de ser atormentada por decisiones pasadas. Sintió la aguja romper los tejidos de su piel, un ardor le inundo la cabeza, una punzada le recorrió la columna vertebral. Apretó los ojos. Intentó recordar su memoria más feliz. Era un viaje en un día gris. Una brisa fría le pegaba en la piel, pequeños hielos le raspaban el rostro. Todo había salido mal, pero al final lo habían logrado. Estaban juntos y frente a la catarata de Gullfoss. Sonreían aunque el frio los traspasaba, miraban el paisaje temblando. Era irónico que el momento más feliz de su vida había sido un día tan atropellado. Amanda sonrió y dejó de recordar. Una lágrima rodó en su cara. Abrió los ojos y vio la pluma que tenía en sus manos. —No puedo hacerlo. —dijo Amanda soltando la pluma. El hombre de bata apagó la cámara. 🎶 Léela escuchando: “August Wilhelmsson – Starlings” 🎶 💮 #NapkinTales #BrevísimosRelatos 💮

Una publicación compartida de Alfredo Manzur (@anotherwriter) el

EL LOOK

Así que una de mis peores angustias era qué ponerme. Aunque suena superfluo, estaba a punto de mezclarme con las personas más influyentes del mundo de la moda en México CLARAMENTE ENTRÉ EN PÁNICO. Mis soluciones eran, o arrasar con Pinterest o stalkear a todas las fashion bloggers que pudiera encontrar en Instagram. No tardé mucho para conseguir lo más artístico/fashion que pude de mi clóset (porque evidentemente no iba a ir de shopping). Finalmente me decidí por unos baggy trousers negros de Mango, un crop top negro de Forever 21, flats negros en punta y un saco como bombeadito de Mango con tonos rojos, negros y beige. CUCHAU. Después de escoger un maquillaje de smokey eyes un tanto deslavado, decidí que había hecho la mejor decisión en cuanto a mi apariencia que pude:

A)     Aparentemente, todos mantenían un estilo único sin caer en lo excesivo y buscando sobresaltar a su manera (Casi no vi tacones ni vestidos) y quiero reclacar que no ví ropa con marcas demasiado llamativas. Es más, cuando me topé con una chicuela de gorra y tenis me relajé en automático.

B)      El espacio para sentarse estaba algo peligroso para las aventuradas con stiletos y faldas cortas (yaaaay a los baggy trousers)

C)      Muchos aprovecharon las tendencias sport o se enfocaban más en los complementos. Además, durante la semana varios diseñadores visten a los influencers o a los líderes de opinión de la moda. Ellos no sufren lo mismo que el resto de los mortales.

 

MI INSPIRACIÓN... FASHION WEEKEND!!

 

CONCLUSIONES

1.- No vuelvo a entrar en pánico por mi ropa. Es más importante declarar tu estilo personal con creatividad. Lo que sí es importante es cuidar el maquillaje, que esté perfecto ya que puedes ser el photobomb de alguien más y probablemente se vuelva tu mejor anécdota.

2.- Lleva pila en el celular. No porque vayas a causar el peor aburrimiento de la gente en Snapchat, sino porque vale la pena documentar con fotos los atuendos que más te hayan gustado para después usarlos como inspiración. Y se vale mandar Snaps, mientras no abuses con historias de 8374623 horas.

 

via GIPHY

¡ESPERA LA TERCERA PARTE! Vamos a platicar sobre el MFFF y se va a poner BUE-NA-ZO.

 

XO It´s me, Maia Maia

FASHION WEEKEND: PLANEANDO EL VIAJE MÁS COOL A LA CAPITAL

Lo que están a punto de atestiguar es un estilo de mini-serie sobre una experiencia IN-CRE-ÍBLE que viví, pero que tuve que dividir en cuatro porque la vida es corta y no podía atiborrarlos de información… Los amo, bye.


Como algunos de ustedes saben, soy una loca apasionada de los fashion films -¡¡QUE?! ¡¿CÓMO SE COME ESO?! Luego les contaré más del tema, lo prometo- el punto es que hace un año me enteré que iba a haber un festival en CDMX sobre éste rubro de cine, por lo que moví cielo mar y tierra para conseguir a alguien que me acompañara y resultó en todo un FASHION WEEKEND. Para esto les voy a contar lo que sucedió en los tres días de ese fin de semana en la capital y literalmente voy a ventanear mi status de provincianasorry-not-sorry. Como introducción, les cuento que tal festival es el Mexico Fashion Film Festival y en 2016 (al que fui) cumplió su segunda edición.

ENTERARME

México Fashion Film Festival #MXFFF

Una publicación compartida de Mexico Fashion Film Festival (@mexicofff) el

Ahora bien, todo comenzó porque en Facebook alguien –no sé quién haya sido pero gracias, eres lo máximo- compartió una publicación en la que hablaban del MFFF, lo que era y tooodo lo que iba a suceder: desde ponencias hasta proyecciones e invitados especiales.

 

PLANEAR

Encontré este planeador de viajes en Pinterest y la verdad es que si quiero uno… LIT te soluciona lo más tedioso de organizarte. Mucho amor.

En consecuencia, le supliqué a mis tíos que viven allá que por favor me dieran asilo y TIPAZOS ni siquiera lo pensaron para decirme que sí. De ahí siguió revisar EXACTAMENTE qué conferencias iban a haber el día sábado (el día que podía ir) y qué proyecciones me tocaría ver -con sus respectivos costos-… compré un paquete de una conferencia y dos proyecciones (que me hubiera gustado alcanzar más cosas pero la vida no me daba). Ahora, mi plan era llegar el viernes en la tarde, quedarme con mis tíos y luego todo el día en Chapultepec porque ahí era el festival, dormir en casa de mis tíos para luego regresarme el domingo a Puebla. Hasta aquí todo cool hasta que me cayó el veinte y me paniqueé:

 

¡¿CON QUIÉN RAYOS VOY A IR?!

 LA RIFADA

via GIPHY

Tenía resuelta en realidad sólo la cuarta parte. Bien Maia. La estrategia consistió en sondear a mis amigas que sé que les encanta el tema de cine y de moda, pero muchas no podían o tal vez no veían claro el plan, hasta  que una aceptó: TE AMO LUPITA. De pronto todo estaba bajo control, juntas conseguimos el mismo paquete y checamos horarios de camiones. Mismo plan que al inicio.

 

NUEVO GIRO

De la nada, el plan se modificó levemente porque MI TÍO ME CONSIGUIÓ DOS PASES AL MERCEDES-BENZ FASHION WEEK *grito de emoción* para el último día, algo que no creí en la vida conseguir, básicamente porque en general creerías que quienes van a tales eventos son personas que están sumamente inmersos en el mundo de la moda de México, pero ahí estábamos siendo súper afortunadas y ganando como siempre. Ahora íbamos a re-estructurar el plan para llegar más temprano el viernes, porque me mandaron los pases por correo y sucedieron dos cosas: una es que el horario del primer desfile era a las 5 de la tarde, y la otra es que al parecer ¡¡eran pases DOBLES!!

 

#THESQUAD

via GIPHY

OOBVIAMENTE se corrió la voz de que ahora podían venir dos personas más y el plan se volvió automáticamente más atractivo. ¿Nuestras nuevas acompañantes? Pao y Ana. Entre las cuatro quedamos de hacer nuestro pequeño viaje juntas, así que nos lanzamos y terminamos de pulir detalles juntas

 

¡ESPERA LA SEGUNDA PARTE!

 

XO It´s me, Maia Maia